Qué es una empresa comercializadora de electricidad

Si estás interesado en el sector de la producción energética o el autoconsumo eléctrico, puede que te hayas preguntado más de una vez “¿qué es una empresa comercializadora de electricidad?” En este post te lo explicamos e intentamos aclarar la diferencia con otras figuras importantes de nuestro sector eléctrico, como son las compañías distribuidoras de electricidad.

Con la liberalización del mercado eléctrico a partir de 1997, se dividió el oligopolio eléctrico que existía en España y se permitió la entrada de compañías nuevas e independientes, todo ello con el fin de incrementar la competencia.

Para conseguir esa liberalización se dividió el mercado eléctrico en tres tipos de empresas, según la función que desempeñasen. Por un lado, están las compañías generadoras, que se encargan de producir la energía eléctrica, bien sea con métodos convencionales (centrales térmicas, nucleares) o con sistemas de energías limpias (plantas fotovoltaicas, aerogeneradores).

La electricidad que generan estas plantas hay que llevarla a los puntos de consumo (hogares y empresas). Esto lo realizan las empresas distribuidoras.

Finalmente, está la figura que nos ocupa: la empresa comercializadora, que es la que vende la energía a los consumidores. La que se relaciona con el cliente final. Aquí es donde se ha producido la verdadera liberalización del mercado eléctrico nacional. El consumidor puede elegir a la compañía que le vende la energía, pero no a la compañía que se ocupa de la distribución (llevar la corriente eléctrica desde la planta generadora hasta el contador del cliente) ni la compañía generadora.

La comercializadora es la empresa con la que firmamos el contrato de suministro y con la que negociamos la tarifa que queremos contratar. La comercializadora se encarga de relacionarse con la distribuidora para que den el alta del suministro eléctrico o la baja, también cuando haya averías, puesto que todo lo relacionado con el servicio de suministro lo llevan las compañías distribuidoras.

qué es una empresa comercializadora de electricidad

Diferencias entre comercializadora y distribuidora

Ya tenemos claro qué hace cada actora del mercado eléctrico. La comercializadora nos cobra la luz y firmamos el contrato de suministro con ella. Se ocupa de todos los aspectos comerciales. La distribuidora se encarga de que la luz llegue a nuestras casas; es la responsable técnica de que el suministro eléctrico funcione con normalidad.

Otra diferencia entre ambas es que podemos elegir la comercializadora que nos facture la luz, pero no podemos elegir la compañía distribuidora. Según la zona de España en la que nos encontremos, tendremos una compañía distribuidora u otra que se encargará de llevar la luz hasta el punto de suministro.

Las compañías comercializadoras se encargan de comprar en el mercado mayorista la luz a las compañías distribuidoras, y posteriormente nos la venden a nosotros.

Si tenemos una avería, incluyendo una del contador, es la compañía distribuidora la que se ocupa de repararla. De hecho, las compañías comercializadoras suelen incluir en la factura el teléfono del servicio técnico de la distribuidora, para que la avisemos en caso de avería.

De hecho, aunque suene extraño, todo lo relacionado con el contador, incluyendo la lectura del mismo, lo hacen las compañías distribuidoras. Sin embargo, si tenemos un problema con la factura o necesitamos aclarar algo, tendremos que hablar con nuestra compañía comercializadora, porque con ella hemos firmado el contrato de suministro, y es la responsable comercial de nuestro suministro eléctrico.

Si no estamos contentos con nuestra compañía comercializadora o queremos mejorar la tarifa, podemos cambiar fácilmente de compañía. Ellas se ocupan de todas las gestiones necesarias con la compañía distribuidora. Hay un plazo máximo de tres semanas para que nos aprueben el cambio de comercializadora.

Este es un punto muy importante a la hora de saber qué es una empresa comercializadora de electricidad exactamente.

Comercializadoras verdes

Tras la apertura del mercado eléctrico, muchas compañías distribuidoras fueron creadas por las compañías eléctricas de toda la vida. Aparecieron por zonas las llamadas “compañías de referencia”. Con el tiempo, fueron asentándose compañías independientes, completamente ajenas al oligopolio eléctrico tradicional.

Estas compañías competían en precio y servicios para ganarse el interés de los consumidores. Muchas de ellas se distinguen de la competencia por distribuir solo energía de origen renovable. Son las conocidas como “comercializadoras verdes”. Las compañías comercializadoras pueden elegir a qué compañías le compran la energía en el mercado eléctrico mayorista y pueden apostar por un tipo de fuentes u otras.

La irrupción de los pequeños productores ecológicos

En los últimos meses estamos asistiendo a una auténtica revolución en el sector eléctrico con la aparición de centenares de pequeños productores eléctricos. A partir de la aprobación del RD 244/19, que derogó el denostado “impuesto al sol”, muchos hogares y negocios han instalado paneles solares para poder obtener su propia energía de forma limpia y gratuita. Incluso se acogen a la posibilidad legal de vender energía solar a la red.

Esto se puede hacer con las instalaciones fotovoltaicas conectadas a la red. En estos casos, la instalación fotovoltaica que tenemos en nuestro hogar o empresa cumple una doble función. Podemos consumir los megavatios horas producidos por nuestras plantas, sin tener que comprar en ese momento la energía a la comercializadora eléctrica. También podemos vender los excedentes de energía que no consumimos a la compañía eléctrica, porque nuestra instalación está conectada y permite inyectar nuestra energía a la red.

En estos casos existe una compensación en la factura, entre la energía que consumimos de la red y la que nosotros aportamos a la red, con lo que se producen importantes ahorros.

Estamos consumiendo nuestra propia energía y a la vez obtenemos una rentabilidad porque vendemos la que no consumimos. Son los grandes beneficios de instalar placas solares en tu negocio o en tu hogar.

Existen otras instalaciones fotovoltaicas que no están conectadas a la red, cuyo objetivo es producir energía para el autoconsumo. Ahorramos dinero porque no tenemos que comprar esa energía que producimos con nuestros paneles, pero no existe esa posibilidad de compensación económica porque no inyectamos energía a la red.

Esperamos haber podido responder a la pregunta con la que abríamos este post y que tengas claro qué es una empresa comercializadora de electricidad. Si tienes duda sobre cómo llegar a ellas para vender los excedentes de energía que produzcas, puedes contactar con una instaladora especializada, que te asesorará sobre todos los pasos técnicos y legales que tienes que dar.

Esperamos haber resuelto tus dudas con este artículo sobre qué es una empresa comercializadora de electricidad.

 

Artículos Relacionados