Cómo legalizar una instalación fotovoltaica de autoconsumo

Cómo legalizar una instalación fotovoltaica de autoconsumo

El autoconsumo fotovoltaico es un tema complejo que ha pasado en los últimos años por varios cambios legislativos. El último Real Decreto que regula la cuestión ha establecido nuevas directrices en cuanto a cómo legalizar una instalación fotovoltaica de autoconsumo. Seguir los pasos que te vamos a explicar es fundamental para que tu instalación sea totalmente legal y evitar así posibles sanciones administrativas.

¿Qué es y qué no es autoconsumo fotovoltaico?

Antes de nada conviene aclarar conceptos. Se considera instalación fotovoltaica de autoconsumo la que se hace tanto en viviendas particulares como en empresas que tienen además conexión a la red eléctrica. Aquí lo que se busca es poder consumir la energía generada de forma autónoma y ahorrar así en la factura energética. Es en estos casos en los que hay que seguir los pasos de legalización que vamos a ver.

No son instalaciones de autoconsumo fotovoltaico aquellas que están en inmuebles que no tienen conexión a la red eléctrica ni las instalaciones cuyo objetivo final es la venta de energía.

Guía de Tramitación del Autoconsumo

En 2019 el Ministerio para la Transición Ecológica publicó una Guía de Tramitación del Autoconsumo Fotovoltaico que establece hasta 17 pasos a dar para conseguir la legalización de las instalaciones de placas solares.

Como usuario es importante que conozcas los trámites a realizar, aunque si te pones en manos de una empresa instaladora de placas solares en Madrid ten por seguro que sus profesionales van a saber de sobra lo que tienen que hacer para que la instalación sea totalmente legal.

Instalaciones con y sin vertido

Hay dos tipos de autoconsumo y esto da lugar a dos tipos de instalaciones. El autoconsumo sin excedentes es aquel en el que la instalación no vierte la energía sobrante a la red eléctrica, por lo que debe contar con un equipo antivertido. Dado que en este caso no hay interacción entre el titular de la placa solar y la red eléctrica, la tramitación de legalización es mínima.

La otra forma es el autoconsumo con excedentes, que implica que la energía solar no consumida se va a ceder a la red eléctrica. Aquí se dan a su vez dos modalidades:

  • Excedentes acogidos a compensación: supone que la comercializadora eléctrica compensará al titular de la placa solar en su factura en proporción a la energía que este ha vertido a la red.
  • Excedentes no acogidos a compensación simplificada: en este caso no hay una compensación por la energía, sino que la cesión se hace en régimen de venta.

Cómo legalizar una instalación fotovoltaica de autoconsumo

Legalización de instalación fotovoltaica de autoconsumo sin vertido

Como decíamos antes, aquí la tramitación es muy sencilla. Basta con notificar a la comercializadora de energía de la zona que se ha hecho una instalación de autoconsumo fotovoltaico.

Al no haber vertido, no hace falta tener ni permisos de acceso ni de conexión. Lo que sí es necesario es entregar al organismo competente de la Comunidad Autónoma el certificado de instalación, así como la memoria o proyecto técnico.

Cómo legalizar una instalación fotovoltaica de autoconsumo con excedentes

En el caso de instalaciones con excedente de más de 15 KW que vayan a ceder o vender su energía sobrante a la red eléctrica deben realizar los trámites de acceso y conexión a la red eléctrica.

Con los últimos cambios legislativos, el proceso se ha simplificado bastante y hay que seguir las directrices de la Ley del Sector Eléctrico de 2013. Para empezar, se remite a la distribuidora eléctrica el proyecto de conexión y en el plazo de un mes esta emitirá un Informe de Condiciones Técnicas de Conexión que deberá pagar el interesado.

Es posible que dicho informe imponga la necesidad de hacer algunos ajustes en la conexión. Una vez que la instalación es aprobada, se formaliza el Contrato Técnico de Acceso que regula cómo será el vertido de la energía.

Ahora el inicio del procedimiento se da a instancia de la comunidad autónoma, que tiene un plazo de 10 días desde que el interesado presenta la documentación.

 Cómo legalizar una instalación fotovoltaica de autoconsumo

¿Compensa realmente tener una instalación fotovoltaica de autoconsumo?

Es cierto que en la modalidad con excedentes el usuario va a tardar más en poner en marcha la instalación mientras espera que se resuelvan los trámites de acceso y conexión y además tendrá que pagar algunos costes, pero también tiene ayudas a su disposición, como las subvenciones para placas solares en Madrid.

Además de las ayudas públicas, no hay que olvidar que al verter la energía sobrante en la red eléctrica se producirá una compensación en la factura energética o bien se abonará el precio pactado, lo que implica que el gasto realizado se va a recuperar muy pronto.

Eso sí, en ningún caso vamos a poder disfrutar de energía 100 % gratis, tanto si tenemos un sistema con excedente como si optamos por la modalidad sin excedente.

Por mucha energía que generen las placas solares instaladas, a día de hoy no es factible que una vivienda o una empresa esté totalmente desconectada de la red eléctrica. Con una instalación fotovoltaica puede bajar de forma notable su consumo energético, pero seguirá teniendo que hacer frente a costes como el Término de Potencia y el Término de Energía. Estos gastos son fijos y en ningún caso se compensan.

En líneas generales, podemos concluir que hacer una instalación de este tipo es favorable. No nos vamos a ahorrar totalmente la factura eléctrica, pero sí podemos reducir su importe de forma significativa, y esto es algo a tener en cuenta, dado que el precio de la energía no para de subir. Por otro lado, al apostar por la energía solar conseguimos que nuestro hogar sea mucho más eficiente y más respetuoso con el medio ambiente, algo que nos beneficia a todos.

Ahora que ya sabes cómo legalizar una instalación fotovoltaica de autoconsumo es hora de que te plantees seriamente todos los beneficios que podrías obtener si contaras con placas solares en casa. Plantéatelo como una inversión que vas a acabar recuperando en muy poco tiempo. Deja de pensar que la energía solar es el futuro: es el presente y ya puedes disfrutarla en casa.